jueves, 19 de febrero de 2015

Coche Comedor 5462 – Aniversario


 


Los aniversarios son así, podríamos hablar cualquier día del vagón Coche Comedor que hoy está emplazado en el Museo, pero elegí este día aprovechándome del dato rígido de la fecha para que se calcule la cantidad de años que hace que tenemos esta pieza histórica. Para ser exactos tenemos que decir que el día miércoles 19 de febrero de 1986 Pedro Nuncio Zorzet, entonces Jefe División Control Reaprovisionamiento, firmaba que el Coche Comedor 5462 era cedido al Museo Ferroviario de Gualeguaychú. 
El documento que certifica este dato está guardado en el Museo y no lo público, no porque pregono esto de que la palabra es un documento, más bien es porque mi intención es no referirme a los datos duros y cuantificables, sino al valor del Coche por lo que el Coche es hoy. Primero podríamos decir que cualquier despistado opinaría que el Coche Comedor es el segundón del Museo, detrás de la Locomotora Nº 81, no solo por posición física o por cronología, sino también por valor simbólico, pero esos despistados son también los que nunca se arrodillan a estudiar las vías, con sus rieles y sus durmientes, valdría más e incluso sería más llamativo que la locomotora estuviera suspendida en el aire, sin embargo sin vías no hay tren pero no desvirtuemos este artículo transformándolo en una especie de marcha de silencio por las piezas menospreciadas, subestimas u olvidadas y dejemos que en última instancia eso quede en la valoración matizada de cada uno sabiendo que quienes visitan el Museo vengan cuantas veces vengan y sepan cuanto sepan, siempre se van a encontrar con un rincón que los va a sorprender.
Volviendo al Coche Comedor 5462 que hoy está cumpliendo 29 años desde que fue emplazado en el Museo, tenemos que destacar su importancia por ser irremplazable ya que al ser este Museo carente de edificio (por añadidura de baños también) este vehículo construido en madera en los albores del siglo XX por (según placa) The Bristol Wagon & Carriage Works C° Lª Bristol cumple la función de guardar aquellas pequeñas piezas del rompecabezas que llamamos historia de los ferrocarriles en Gualeguaychú (algunas sin una clara conexión todavía) como son herramientas, partes de locomotoras, de vagones, de la estación misma, fotografías, documentos como cartas del ferrocarril, libros técnicos e históricos, maquetas ilustrativas, artículos publicados en diarios, placas, archivos digitales y muchas cosas más pero además este vagón, este coche de pasajeros guarda algo tan invaluable como impalpable, es algo invisible en general pero absolutamente contundente en lo particular por cuanto hay personas que al ingresar encuentra en él algo que les roba una lágrima, un suspiro o una sonrisa. Esas cosas no se la sumamos nosotros, ya las trajo el Coche de algún lugar y es en virtud de esto que no quise detenerme demasiado en datos positivamente contrastables ni tampoco me puse a recordar la anécdota de cómo se consiguió este Coche para el Museo, como tampoco es necesario adornar este escrito con demasiadas fotografías porque lisa y llanamente y para que sea justo para todos, lo que hay en este Coche Comedor 5462 hay que venir a vivirlo.



 
Dardo Campoamor, 19 de Febrero de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario