martes, 4 de julio de 2017

Un Museo que guarda la Historia del Ferrocarril



Entre la importante cantidad de lugares que tiene la ciudad de Gualeguaychú para contar su historia, se encuentra el Museo Ferroviario que hace más de treinta años que tiene la tarea de recuperar, estudiar y exhibir material relacionado con ese sistema de transporte.

El Museo Ferroviario de nuestra ciudad fue inaugurado un 24 de Noviembre de 1984 con el objetivo de resguardar y perpetuar los recuerdos de lo que fue y como fue el Ferrocarril en Gualeguaychú y en la región. 


Fue inaugurado 10 años antes de que se cerrara definitivamente la estación de trenes, la cual luego fue convertida en corsodromo. A pesar de esto, por diferentes motivos, no pudo cumplir con todos sus objetivos en sus inicios. Afortunadamente, después de muchos años de abandono, un grupo de personas entre los que se encontraban empleados municipales y ex ferroviarios se propusieron reinaugurar el Museo que se encontraba en lamentables condiciones. Todo esto comenzó en el año 2006 y se tardó un año en poder reinaugurarlo. Luego de esta recuperación que tiene un valor inmenso para la cultura y la memoria de nuestro pueblo, año a año, se han ido recuperando y ampliando el material histórico del Museo. Se restauró la Locomotora, luego se la separó del Coche Comedor 5462 ya que en un principio la idea era simular una formación de tren pero esto hacía complicado el recorrido y no se podían apreciar las piezas de una manera más completa. Una vez separados, se restauró el Coche Comedor 5462  y se lo equipó con una nutrida biblioteca con material exclusivo sobre el ferrocarril. También se recuperó la campana de la estación y se restauró el nomenclador, se pintaron y se reubicaron las piezas de exposición, se localizó el Buzón de correo utilizado en la Estación, incorporamos herramientas, piezas y documentos, se construyeron rampas de acceso y se recuperó parte de la balanza y a todo esto hay que sumarle las maquetas interactivas y educativas. 




 De esta manera quien visita el Museo Ferroviario no solo se va a encontrar con la Locomotora Nº 81 la cual cuanta con todos sus mecanismos de conducción y placas de fábrica sino que también va a poder recorrer y revivir recuerdos cuando se encuentre con la zorrita o el triciclo de vía. Además el Coche Comedor guarda en su interior piezas que requieren un cuidado especial y además por haber cumplido con la función de comedor en los comienzos del siglo XX también tiene las instalaciones y los artefactos para llevar adelante su misión como es una cocina a leña, dos heladeras que funcionaban a barra de hielo entre otras cosas.


Con esta nota publicada en "Destino Gualeguaychú" en su edición Nº 33 hacemos un recorrido por las piezas del Museo y su historia, dando así una primera aproximación para todos aquellos que aún no han visitado nuestro querido Museo Ferroviario de Gualeguaychú.

El Museo se encuentra entre calle Maipú y Maestra Piccini y abre sus puertas todos los días de la semana.
Sus horarios son:
De lunes a viernes de 08:00 a 12:00 y de 13:00 a 16:00
Los sábados de 08:00 a 12:00
Domingos y feriados de 14:00 a 18:00
Teléfono: (03446) 437034
Facebook: Museo Ferroviario Gualeguaychú

Blog: www.estaciongualeguaychu.blogspot.com.ar

Nota anterior del Blog: Estación Gualeguaychú - Antes y Hoy

Dardo Campoamor, 04 de Julio de 2017

jueves, 18 de mayo de 2017

Estación Gualeguaychú - Antes y Hoy


El ramal a Gualeguaychú fue autorizado mediante Ley de la Provincia el 07/01/1887 y el 15/12 del mismo año fue aprobada la traza que motivó a que se comenzara a construir el edificio de la Estación de Gualeguaychú para ser final de un ramal que partía desde Basavilbaso y pasando por Torcuato Gilbert; General Urdinarrain; General Almada y General Palavecino llegaba a esta ciudad.
Luego de terminada la Estación en 1888, Gualeguaychú tuvo que esperar hasta el 28 de Octubre de 1889 para que un tren con la Locomotora la Paraná inaugurara el ramal y recién el 23 de Septiembre de 1890 se habilita la Estación a servicio que funcionó como estación de trenes hasta su cierre definitivo a mediados de 1994.

          El predio del Parque de la Estación consistía de una superficie de aproximadamente de 7,5 hectáreas, de 500 mts de largo y 150 mts de ancho, sus largos laterales lindaban lado norte con calle Tala, hoy Maestra Piccini, límite sur calle Estrada, cabecera este calle España y cabecera oeste calle Aguado; al centro sobre calle Maestra Piccini está la plazoleta hoy Museo Ferroviario y el edificio de la “Vieja Estación” donde funcionaban las oficinas y jefatura de la misma en la planta baja (el ala este contaba con la Sala de Espera, Boletería, Telegramas y Oficina del Jefe de Estación y el ala oeste contaba con la sala de Encomiendas la que posteriormente fue reemplazada para colocar en ella un establecimiento para la  Policía Federal) y en planta alta estaba la vivienda del Jefe Estación. Este edificio es de típica arquitectura italicense. La fachada de este edificio era de color amarillo ocre y las molduras y el zócalo eran de color marrón cuando funcionaba el ferrocarril, estos colores no muchos lo recuerdan ya que en los últimos años del ferrocarril en Gualeguaychú, la Estación no era muy visitadas sino más que por los vecinos que debían cruzar por ella para ir por ejemplo a la escuela o para hacer compras en “el centro”. También lo muchos ignoran es que la planta alta del edificio era, como se mencionó, la vivienda para el Jefe de Estación y su familia, esto se debía a varios factores como el haberla construido lejos de la ciudad, también el hecho de que tenía una categoría alta (Estación de 2da) por estar en una ciudad importante y por ser punta de riel o estación terminal, entre otras cosas.
 El Jefe de estación Santiago Giacomelli vivió en el edificio y sus hijos, entre los que estaba Julio Oscar Giacomelli último Jefe de nuestra Estación, contaban lo fascinante que era ver desde las terrazas o las ventanas las maniobras de los trenes sobre los cuatro ramales que había para dicha tarea, ramales que estaban donde hoy se encuentra la pista para el desfile de comparsas. “Eran como trenes de juguetes que daban ganas de agarrar” contaba Oscar Giacomelli trayendo recuerdos de su infancia. De todo eso hoy no queda casi nada, solo un edificio cambiado que ni el nombre le queda. Ya no es más la Estación de trenes, ni siquiera la Vieja Estación, hoy es simplemente “la casita rosada” en honor al color que ostenta desde mediados de los años `90 cuando pasó a ser corsodromo.
Todavía hoy del lado del antiguo andén se pueden ver los nombres de las distintas dependencias, pero el lado que da hacia el norte también tenía distintas funciones y esa información se guarda en el Museo Ferroviario. Por ejemplo cual era la puerta de ingreso familiar, dónde estaban las oficinas para los inspectores e incluso había un lugar reservado para que maquinistas o guardas pudieran pernoctar. En la actualidad el edificio se divide en oficinas y depósitos para el personal de mantenimiento del Parque de la Estación, oficina permanente de la comisión del carnaval y otras habitaciones que se van adaptando para diferentes tareas, a lo que hay que agregarle las oficinas para prensa del carnaval en época estival.

Así para los carnavaleros es el Sector VIP, para los más nuevos es la casita rosada pero para otros es ineludiblemente la Vieja Estación.



Nota publicada en la edición Nº 31 de la Revista "Destino Gualeguaychú"

Dardo Campoamor, 18 de Mayo de 2017

miércoles, 26 de abril de 2017

Coche Comedor 5462, un espacio de historia




El día miércoles 19 de febrero de 1986 Pedro Nuncio Zorzet, entonces Jefe División Control Reaprovisionamiento de la Línea General Urquiza, firmaba que el Coche Comedor 5462 era cedido al Museo Ferroviario de Gualeguaychú. El documento que certifica este dato está guardado en el Museo gracias a la donación del Señor Echeverry, de todas maneras la intención no es hablar del documento sino del valor que el Coche tiene para el Museo en la actualidad.


El Coche Comedor 5462 hoy cumple una función muy importante, no solo por respetar el deseo de quienes trabajaron para conseguirlo, sino que además ha adquirido un protagonismo que no había tenido en el pasado. Es por esta razón que tenemos que destacar su importancia al punto de ser irremplazable ya que al formar parte de una institución museológica carente de edificio, este vehículo construido en madera en los albores del siglo XX (según placa por “The Bristol Wagon & Carriage Works C° Lª Bristol”), cumple la tarea de guardar aquellas pequeñas piezas del rompecabezas que llamamos historia de los ferrocarriles en Gualeguaychú. Entre los objetos que guarda podemos mencionar por ejemplo: herramientas, partes de locomotoras y vagones, elementos de la estación misma, fotografías, cartas del ferrocarril, relatos de ferroviarios, libros técnicos e históricos, maquetas ilustrativas, artículos publicados en diarios, placas de fábrica de todo tipo, archivos digitales y muchas cosas más pero además este coche de pasajeros guarda algo tan invaluable como impalpable, es algo invisible y absolutamente contundente en lo particular de cada persona a tal punto que al ingresar los visitantes encuentran en él algo que les roba una lágrima, un suspiro o una sonrisa. Esas cosas no se la sumamos nosotros, ya las trajo el Coche de algún lugar y es en virtud de esto que no quise detenerme demasiado en datos positivamente contrastables ni tampoco me puse a recordar la anécdota de cómo se consiguió este Coche para el Museo, como tampoco es necesario adornar este escrito con demasiadas fotografías. Lo que sí es necesario decir es que quién quiera transportarse al pasado, quien quiera revivir momentos o tenga curiosidad de ver y sentir como era la vida en los viajes de hace más de cien años, lisa y llanamente y para que sea justo para todos, lo que hay que hacer es venir y vivirlo en el Coche Comedor 5462.


Nota publicada en la Edición Nº 28 (Enero 2017) de la revista "Destino Gualeguaychú


Dardo Campoamor, 26 de Abril de 2017

jueves, 20 de abril de 2017

Una Zorra bomba en el Museo

 La Zorra o Zorrita como se la conoce popularmente es un vehículo característico del mundo ferroviario de una importancia tal que después de la Locomotora es la que le sigue en popularidad, a tal punto que por sí sola puede describir las aventuras y desventuras del ferrocarril en sus comienzos.
La Zorra que hoy conservamos y exponemos en el Museo es tan antigua como la misma estación de trenes de nuestra ciudad, se la denomina “Zorra bomba” por su tracción a sangre y por su sistema de propulsión en la que dos obreros ferroviarios, gritos acompasados de por medio, subían y bajaban la palanca central. Así recorrían las vías no solo llevando más obreros, sino que también acarreaban en otro vehículo acoplado las herramientas, durmientes y rieles (en el caso de tener que hacer algún reemplazo). Pero además sobran las anécdotas de viajeros/as que perdieron el tren o que no tenían para pagar el boleto y le “hacían dedo” a la zorrita cuando pasaba para acercarse a los pueblos vecinos. En este sentido abundan las historias de mujeres que vivían en Gualeguaychú y trabajaban de maestras en pueblos como Palavecino, Almada, etc. y que más de una vez utilizaron la gentileza de los operarios de Vía y Obras para viajar, así como también personas que traen recuerdos de su niñez cuando un día se subieron a la zorrita a dar un paseo.  


En síntesis esta zorrita que rescataron en el año 1984 con la intención de fundar un Museo ferroviario para nuestra ciudad, es el reflejo de tiempos de esfuerzos constantes de hombres que trabajaban en el mantenimiento de las vías allá por fines del siglo XIX y principios del XX. En una descripción rápida esta herramienta es una Zorra tipo Bomba N° 49 fabricada en hierro y madera, impulsada por el movimiento de brazos que utilizaban las cuadrillas de Vías y Obras para trasladarse.

En el Museo ferroviario guardamos de esta pieza fotografías y otros documentos que muestran su historia. Después de haberse construido el ramal en el cual se emplazó la Locomotora Nº81, se armaron a los costados pedestales hechos en piedra de forma circular en los cuales se armaron pequeños ramales de trocha media y en uno de ellos se instaló a esta zorra para rendirle honores por sus trabajos y hoy, en su descanso, es un punto ineludible para los visitantes.





Dardo Campoamor, 20 de Abril de 2017