jueves, 5 de octubre de 2017

La Historia en movimiento


No podía ser de otra manera y menos si hablamos de Ferrocarril. Todas las historias de las piezas que hoy guarda el Museo Ferroviario de Gualeguaychú pertenecen a una misma historia y por eso están ligadas por un hilo invisible que se va develando a medida que la guía en el Museo va avanzando, pero cada pieza aporta su granito de arena y está siempre a la espera de que le den vida.



El Museo Ferroviario de Gualeguaychú tiene una importante y creciente colección de piezas, la mayoría centenarias, que se encuentran al aire libre.
Este Museo fue ideado para que muestre sus más significativos elementos y es por eso que la pieza principal es una locomotora a vapor de más de cien años de antigüedad y con casi dos millones de kilómetros recorridos, la cual está acompañada por diversas piezas ferroviarias dónde algunas la superan en antigüedad e incluso acompañan en cantidad de años a la vieja Estación de trenes de nuestra ciudad, la cual fue construida entre finales de 1887 y 1888.

Desde 1984 y hasta la fecha se han ido sumando al predio del Museo distintas piezas que se han ido emplazando, armando un circuito interactivo por el cual todos los visitantes pueden recorrer la historia del ferrocarril desde lo nacional e internacional hasta el ámbito local, así como también desde lo público y general que se va interrelacionando con las anécdotas más íntimas y particulares con lo cual se logra, mediante el acompañamiento guiado, quitar al ferrocarril de la historia que cuentan los libros e hilvanarlo con los acontecimientos de la vida cotidiana.

Es por esto que recorriendo la plaza del Museo se puede conocer o recordar cómo se viajaba, tanto siendo pasajero en el Coche Comedor 5462, como siendo maquinista-conductor en la locomotora y entonces se puede aprender sobre el departamento tráfico. Aprovechando también que desde el Museo se observa claramente el edificio de la Estación se puede describir su funcionamiento y sus cambios a lo largo de su historia, la venta de pasajes, la administración de los trenes cargueros, las encomiendas, entre muchas cosas más.

Desde la misma locomotora se puede explicar cómo funcionaba el departamento tracción o el galpón de máquinas en dónde se reparaban y se hacía mantenimiento a estas máquinas a vapor, a lo cual se le puede agregar el bombeador a vapor de fueloil o el que bombeaba agua (también a vapor), o el criquet tipo órgano y muchas herramientas más que se utilizaban en los talleres mecánicos del ferrocarril.

Por último la zorrita, el triciclo de vía o velocípedo, los faroles a aceite y hasta la misma vía representada en distintas trochas nos llevan por los trabajos del departamento Vía y Obra y así volver a armar los recorridos ferroviarios, cómo llegaron y como se cerraron. Contar como viajaba por las distintas estaciones y contar como muchos pueblos se fundaron gracias a la llegada del tren y así, mientras se van recorriendo las distintas piezas que se encuentran al aire libre, se va reconstruyendo la historia del ferrocarril y su importancia.

Se suman a las piezas descriptas anteriormente un antiquísimo bogie tipo araña, marmitas de cambio, señales de peligro, carretillas para equipaje, carritos carboneros, la campana de la Estación, un banco antiguo, una torre de señales, una balanza para vagones de carga y una balanza para encomiendas, ambas de 1888, y del mismo año es la torre de señales o los kilometrajes ferroviarios y así todas y cada una de las piezas tienen una enorme historia para contar.



Nota Publicada en la Edición Nº 36 de la Revista "Destino Gualeguaychú" (Septiembre 2017)

El Museo está abierto todos los días.
De Lunes a Viernes de 08:00 a 12:00 y de 13:00 a 16:00
Sábados de 08:00 a 12:00
Domingos y Feriados de 14:00 a 18:00

Dirección: Calles Maestra Piccini y Maipú
Teléfonos: (03446) 437034 – 15564683
Correo Electrónico: parqueestacion1984@gmail.com

Facebook: Museo Ferroviario Gualeguaychú


Dardo Campoamor, 05 de Octubre de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario