lunes, 28 de mayo de 2018

Locomotora Nº 81, una recuperación histórica

En estos tiempos de fechas Patrias, uno se pregunta ¿Qué es hacer Patria? y por costumbre y educación siempre vienen al pensamiento Hombres y Mujeres que se inmortalizaron por su calidad de líderes y gestas heroicas. Pero siempre las cosas son mucho más complejas y también dependen de pequeños actos que con el tiempo van creciendo en importancia. Uno sin lugar a dudas es el respeto por el pasado que construye nuestra identidad y para que ese pasado no se disuelva o se desfigure hay que ir colocando mojones, postas sólidas de donde agarrarnos para continuar y en este sentido la recuperación de una locomotora simbólica es fundamental para que no se perdiera en Gualeguaychú la memoria de lo que fue, para esta ciudad, el paso del tren y más atrás aún, el paso del tren a vapor y todo lo que esto significaba hace 130 años atrás. Es por esto que nos pareció muy importante hacer una breve mención a cómo fue y a lo que significa hoy para la ciudad y su comunidad que ciudadanos se hayan preocupado hace 34 años atrás por fundar un Museo del Ferrocarril.



En el discurso inaugural del Museo Ferroviario, se menciona que Gualeguaychú era una ciudad con tanta historia que necesitaba de Museos para que fueran recuperándola y manteniéndola viva. Cuando surge la idea de fundar un Museo del Ferrocarril, era lógico que la pieza por excelencia iba a ser una locomotora a vapor ya que era el sistema que había dejado de funcionar para dejar paso a las locomotoras Diesel eléctricas y, por otro lado, a diferencia de la mayoría de los museos ferroviarios de la región, el de Gualeguaychú se inauguró cuando el tren seguía llegando a la Estación de la ciudad y entonces se aprovechó el lugar detrás del mismo edificio, que en esa época era una plaza, y así colocar en la entrada, una magnífica vaporera para que diera la bienvenida.


























    La comisión Pro Museo se puso en marcha y empezó a buscar esa locomotora que pudiera sintetizar la antigua historia del tren y de los trabajadores ferroviarios. En la búsqueda dieron con la Locomotora Nº 81 que se había quedado, como muchas otras, fuera de servicio y abandonada. Se encontraba en la provincia de Misiones, en la estación Posadas y no solo descansaba de haber recorrido por la Mesopotamia casi dos millones de kilómetros sino que había sufrido un grave accidente después de un descarrilamiento. En el tiempo que pasó desde ese descarrilamiento hasta que fueron a buscarla, porque gente de Gualeguaychú la solicitaba, esta máquina a vapor había sufrido una gran inundación del río Paraná por lo que el estado en el que se encontraba cuando llegó a nuestra ciudad era desmoralizante, sin embargo el proyecto estaba en marcha y después de varios meses de trabajo, de conseguir piezas faltantes, de reparación de chapa y retoques de pintura, el 24 de noviembre de 1984 la comunidad recibía, para proteger su memoria, a una hermosa locomotora a vapor, la misma que hoy en día, 34 años después, sigue sorprendiendo por su estado de conservación que permite recorrer la historia del ferrocarril en Gualeguaychú y en todo el litoral.
El Museo luego siguió creciendo, pero siempre su pieza destacada fue la Locomotora nº 81 y hoy en día los estudiantes de distintos niveles pueden conocerla y subirse a ella para aprender cómo era viajar hace cien años atrás. Lo mismo pueden hacer quienes visitan el Museo ya que está abierto a todo público, durante todo el año. 



























De esta manera, la locomotora fabricada en Bélgica y puesta en servicio en nuestro país en 1910, desde hace más de 30 años que es un atractivo único, un punto de visita ineludible de Gualeguaychú que sigue provocando distintas emociones y que ha quedado como testigo de otros tiempos del transporte que acompañó a Gualeguaychú en una etapa importante de su vida.






























Nota anterior del Blog: Banco antiguo de la Estación 

Nota siguiente del Blog: Un Nuevo Aniversario 

Dardo Campoamor, 28 de Mayo de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario