jueves, 8 de marzo de 2018

Banco Antiguo de la Estación



 Siguiendo con la tarea de ir mostrando pieza por pieza al Museo Ferroviario de Gualeguaychú, en esta oportunidad nos detenemos en contar un poquito la historia del rescate de este banco que tiene más de cien años de antigüedad. 



La recuperación de uno de los bancos de la Estación de trenes de Gualeguaychú es producto de los trabajos en conjunto entre los Museos de la ciudad.


El antiguo galpón de máquinas de la estación funcionó como tal hasta mediados de 1983 (y quizás un poquito más) que fue cuando cesaron los servicios de trenes a vapor. Luego fue cayendo poco a poco en un progresivo abandono hasta 1996 año en el cual, cerrada la estación, se construye la pista para lo que hoy es el corsodromo en temporada estival, pero además hubo muchos otros trabajos de acondicionamiento en lo que hoy llamamos Parque de la Estación y uno de esos trabajos fue tapar las dos fosas con hormigón para darle algún uso en el futuro, cosa que nunca se dio o que se dio a medias como fue la (lamentable) improvisación de un vivero que no duró mucho tiempo pero que le costó al galpón la mitad del techo. La cuestión es que la utilización que se le fue dando al edificio del galpón fue de depósito de innumerables cosas, algunas útiles, otras no tanto y también mucha chatarra. Entre tanto fierrerio se encontraron patas, unidas por listones de madera, de un banco que por su material y su forma demostraban ser de mucho tiempo atrás, pero no había ni pruebas, ni testigos de su procedencia. Por tal motivo fueron apartadas para restauración pero quedaron mucho tiempo enclenque en un rincón de dicho galpón.


El rescate final de este banco se da gracias al trabajo en conjunto entre los Museos de Gualeguaychú. Los Museos trabajan constantemente en el rescate de documentos históricos de nuestra ciudad y gracias a esto llegan al Museo Casa de Haedo dos fotografías muy antiguas de la Estación de trenes, las cuales fueron digitalizadas y compartidas con el Museo Ferroviario notándose en una de ellas, la presencia de bancos ubicados en el andén y se comprobó de inmediato la coincidencia entre los diseños de las patas de los bancos con el que estaba guardado en el ex galpón de máquinas. Con esta prueba se aceleraron los trabajos de restauración y luego fue emplazado en el predio del Museo en dónde se le hizo una base especial para destacarlo a simple vista del resto de los bancos de plaza que hay en el lugar.



Así es como el 13 de mayo de 2015 una pieza de más de cien años se suma al Museo fundamentando su función y su historia y pudiendo mostrar su derrotero en el tiempo.









Dardo Campoamor, 8 de Marzo de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario